expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Esta semana se sabrá si los pelos en la camioneta de Gendarmería son de Santiago ~ ¿Dónde está Santiago?

pino

pino

domingo, 10 de septiembre de 2017

Esta semana se sabrá si los pelos en la camioneta de Gendarmería son de Santiago

Maldonado: se aguarda una prueba clave para saber si fue Gendarmería

El juez Otranto podría disponer esta semana de los cotejos de ADN sobre los cabellos y restos de sangre hallados en camionetas de esa fuerza de seguridad.

SEBASTIÁN AULICINO


Operativo de rastrillaje de las fuerzas de seguridad nacionales, el viernes, en Cushamen, noroeste de Chubut. Buscaban en el río rastros de Santiago Maldonado. (Foto: Telam)


A cuarenta días de la desaparición de Maldonado, el 1° de agosto en Chubut, la justicia está lejos aún de resolver el caso. Los primeros rastrillajes han dado negativo. Caída la hipótesis de que el joven podría haber sido apuñalado por un puestero durante un ataque de un grupo mapuche en de la finca de Benetton en la provincia, los ojos se centran más que nunca en la actuación de Gendarmería. Aunque desde los mismos organismos de derechos humanos querellantes reconocen que no hay pruebas aún que apunten contra efectivos de la fuerza, fuera de los testimonios de miembros de la comunidad indígena, aún restan pericias clave: esta semana, el juez federal Guido Otranto podría recibir finalmente los resultados del cotejo de ADN sobre los restos de sangre y cabello hallados en camionetas de Gendarmería.

Con cientos de efectivos de la Policía Federal y de la Prefectura Naval (Gendarmería tiene vedada la participación), con drones, buzos y helicópteros, comenzaron recién el viernes los rastrillajes en las márgenes del río Chubut en busca de rastros de Maldonado. Según testigos, Santiago no habría podido cruzar el río y allí fue atrapado por Gendarmería; una de las hipótesis es que, herido, se haya ahogado.

La tarea de rastrillajes demorará algunos días y, hasta ayer, no había arrojado resultados relevantes para la causa, según informaron fuentes judiciales a los cronistas presentes en el juzgado de Esquel.

El lunes pasado, las primeras pericias genéticas indicaron que la persona que fue apuñalada el 21 de julio por el puestero Evaristo Jones durante un ataque a la finca de Benetton no fue Santiago. La sangre no coincidió con el ADN Maldonado. Ahora restan conocerse pericias claves a cargo del reconocido Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF). Según contaron a este diario fuentes de la querella, que mantienen contactos con el juzgado, en los próximos días estarían los resultados de los análisis a los cinco cabellos y la soga con sangre encontrados en el allanamiento al escuadrón de Gendarmería en El Bolsón. Podría tratarse incluso de cuestión de horas.

En los últimos días circuló la versión de que esta semana el juez Otranto citaría a declarar a una cuarentena de gendarmes. La información no fue confirmada por el juzgado, y en el ministerio de Justicia afirmaron a este diario que el juez les transmitió que no tenía entre sus planes esa medida para los próximos días.

La Policía Federal Argentina tiene a su cargo los teléfonos celulares secuestrados a efectivos de la Gendarmería nacional en el último mes. En las próximas horas también podría conocerse el resultado de los peritajes de geolocalización realizados en Buenos Aires sobre el GPS de los aparatos.

La carátula de la investigación, y la principal hipótesis, sigue siendo la “desaparición forzada de persona” por parte de Gendarmería. Sin embargo, a 40 días de la desaparición, y así lo reconocen miembros de organizaciones de derechos humanas que son querellantes en la causa, aún no hay pruebas contundentes que apunten contra esa fuerza, fuera de las declaraciones de testigos.

En la semana, por primera vez, cuatro integrantes de la comunidad mapuche, que afirmaron haber estado presentes aquel 1° de agosto, declararon ante el juez Otranto en el juzgado de Esquel. Con algunas contradicciones, Matías Santana, uno de ellos, afirmó haber visto, en medio de una “balacera”, “con binoculares” como Santiago no podía cruzar el río Chubut, y era atrapado por gendarmes, que lo golpeaban y lo subían a una camioneta de la fuerza.

En contra de la opinión del ministerio de Seguridad, el juez Otranto se niega por ahora a realizar un allanamiento en territorio tomado por el grupo Resistencia Cushamen, considerado por la comunidad mapuche “Territorio Sagrado”. En es llamado Pu Lof. El juez quiere evitar situaciones de violencia.

Mientras tanto, el gobierno avanzará esta semana con la ONU en la conformación de un grupo de expertos independientes que supervisen y colaboren con la investigación, en respuesta a una solicitud de la familia del joven desaparecido hace 40 días. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se reunirá entre lunes y martes con el representante de la oficina regional para América del Sur del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acbudh), Amerigo Incalcaterra.
La semana de un giro en el caso Maldonado
El lunes 4, la Justicia informó que las muestras de ADN tomadas del ataque a un puestero de la estancia Benetton en Cushamen no pertenecían a Santiago Maldonado. La pericia cambió en rumbo de la investigación y reforzó la hipótesis que involucra a la Gendarmería.
Desde entonces, y tras las críticas, el gobierno se mostró más abierto a considerar la responsabilidad de la fuerza, a la que prácticamente había descartado en un principio.
El martes 5, por primera vez un testigo declaró en el juzgado de Esquel que la Gendarmería se llevó a Maldonado. Fue Matías Santana, miembro de la comunidad mapuche. Ya lo había hecho ante un fiscal, pero con el rostro cubierto. Hubo contradicciones.
Buenos Aires (Río Negro)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...