expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Opinión: Fuego, dolor, incomprensión. /Por Daniel Marzal ~ Mensajero Digital

pino

pino

jueves, 13 de julio de 2017

Opinión: Fuego, dolor, incomprensión. /Por Daniel Marzal


La Semana en Bariloche en la mirada del periodista Daniel Marzal.

Tal como ocurre en cada conflicto de tipo social o sindical, los reclamos relacionados con los derechos de los pueblos originarios se expanden, circulan con rapidez y a veces toman giros impensados. El refugio San Martín, ubicado junto a la bellísima laguna Jakob, fue durante varias décadas un punto convocante para los montañistas y escaladores. Muchos de ellos, al adentrarse en la larga picada, cambiaban saludos con los miembros de la comunidad mapuche Tambo Báez, allí asentada.
Hace pocos días la construcción de piedra y madera fue destruida por un incendio intencional. Los indicios más firmes atribuyen la autoría a la agrupación Resistencia Ancestral Mapuche. La adhesión transversal que suelen generar las reivindicaciones culturales y territoriales del pueblo mapuche, el derecho a la difusión del mapuzungun, a las prácticas ancestrales de sanación y a la propiedad comunitaria de la tierra, entra en crisis ante la violencia sin sentido.
“No somos de dramatizar” dijo Claudio Fidani, quien desde los años 80 fue el responsable del Jakob y no dudó en subir de madrugada a comprobar los daños. Aseguró que ya piensa en la reconstrucción, y deslizó una reflexión llamativa, por el contraste con el espíritu de venganza que destilaron muchos otros. “Tenemos un montón de falencias como sociedad y una de ellas es no mirar y no entender que acá en este lugar hubo gente antes, y que esa gente tiene que ser reconocida porque necesitamos entre todos aprender a convivir”, afirmó.
Y agregó: “no tenemos una placa en la estatua de Roca que diga que es un genocida. Lo que nosotros pagamos con lágrimas el pueblo ancestral mapuche, que vivió en este lugar, lo pagó con sangre. Sobre este tipo de atrocidades no se puede construir una sociedad, si no se ve y no se siente el dolor del otro”.
Difícilmente la presencia del refugio Jakob al fondo del valle del Casa de Piedra pueda ser emparentada con una especulación inmobiliaria. No se encontraba en un fundo cerrado y alambrado, sino abierto a cualquiera que esté dispuesto a caminar unos cuantos kilómetros para conocer y apreciar la naturaleza.
El fuego, al margen de la irracionalidad que traduce, no debería desviar ni retrasar una discusión imprescindible. (RN)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...