expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> HOY EN EL SÚPER ~ Mensajero Digital

pino

pino

jueves, 29 de junio de 2017

HOY EN EL SÚPER

HOY EN EL SÚPERResultado de imagen para argentina pobreza fideos
Me paré frente a la góndola de las galletitas dulces, buscando las Frutigram con pasas, las que siempre compro.No las veo.
Llega una mujer de unos 40 años, corpulenta, seria.
Mira un rato los coloridos paquetes de todas las marcas.
De repente veo que se apoya sobre el chango y casi hunde su cabeza entre sus brazos con un gesto de dolor en su rostro. Permanece así unos segundos.
Me acerco y le pregunto "¿estás bien?".
Se levanta de inmediato y me dice, "sí estoy bien". Pero su gesto sigue igual.
Le vuelvo a preguntar "'¿neccesitás algo"?.
Me mira y creo haber visto lágrimas en sus ojos. Rápido evade mi mirada y dice "no gracias, es sólo preocupación". Y comienza a caminar, sin tomar ningún paquete.
Miré su chango. Cuatro o cinco artículos:un jabón, un paquete de fideos y pan es lo que llegué a ver.
No dudé de cual era su preocupación. Miré mi chango de maestro mal pago, con el sueldo gastado por la inflación y me sentí un privilegiado. Y el pecho se me hundió.
La vi en las cajas desde lejos. Eso fue todo lo que compró.
Imaginé chicos esperándola, un marido sin changas, y una deseperación que se disparó por no poder comprar algo tan simple como galletitas.
Y pensé que todos somos objetos de la injusticia reinante. Pero no todos estamos en ese borde tan delicado de no poder responderle a nuestros hijos. Ese borde que lleva a una angustia y una culpa, que aunque no sea propia, destruye el alma como la peor de las causadas por malos actos de uno mismo.
Pensé que el daño que se hace con el empobrecimiento es inconmensurable. Es mucho más que no comer bien, no vestirse, no tener lo indispensable material. Es la destrución de lo interno, de lo que hace que uno se quiera a sí mismo, ese amor propio indispensable para poder ser uno mismo, y decidir sobre su vida.
Me fui distinto del súper. Llegué a casa y agradecí poder ser yo todavía y poder elegir, a pesar de que todo conspire para que sea individualista e insensible.

Fernando Casas 
(Redes Sociales)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...