expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Gravísimo: A los recurrentes relatos de la camioneta blanca que sigue pibas se suma un secuestro que por un pelito no terminó en tragedia ~ Mensajero Digital

pino

pino

lunes, 19 de junio de 2017

Gravísimo: A los recurrentes relatos de la camioneta blanca que sigue pibas se suma un secuestro que por un pelito no terminó en tragedia

Una nena de 14 años vivió una pesadilla en El Frutillar

Tres sujetos abordaron a una nena de 14 años y la subieron por la fuerza a un auto. Luego empezaron a caminar y la liberaron en la base del Otto. Corrió muy asustada. Cuando logró llegar a la casa de su abuela estaba muy nerviosa. Hicieron la denuncia en la comisaría 42.

Noticiero Seis

Lorena, la mamá, comentó en diálogo con Radio Seis que el viernes al mediodía la llamó su esposo para contarle que a su hija la habían agarrado tres hombres y la habían subido a un auto.

"Cuando llego encuentro a mi hija, mojada, embarrada, no podía hablar. La atendieron médicos pediatras y psicólogas" y cuando se tranquilizó pudo contar que cuando iba a la escuela dos personas le pusieron las manos en los ojos y se los taparon con un trapo. También le ataron las manos, "no le dieron oportunidad para que pudiera manotear para ningún lado". Entonces llegó un auto y forcejeando la agarraron de los pelos y la subieron.

Ella dijo que no vio a nadie y ni siquiera vio a los que se acercaron por atrás. Dijo que no puede decir cómo eran las personas ni el auto en el que la subieron.

Subieron la música fuerte y charlaban entre ellos, murmurando y riendo. Dijo que no les sintió olor a alcohol ni cigarrillos. Empezaron a recorrer las calles y no podía gritar ni entendía por qué iba atada. La bajaron del auto y le sacaron el trapo que le habían atado en las manos. La agarran uno de cada lado y empiezan a caminar, cuando se escucha un ruido fuerte y uno de ellos dijo: "anda alguien", por lo que decidieron dejarla ahí y le dieron un empujón.

Cuando sintió que los hombres empezaron a correr y se subieron al auto se sacó el trapo de los ojos y empezó a correr. Justo llegó a una calle y no reconoció el lugar. Siguió corriendo con miedo de que pudieran volver. "Dio la casualidad que cuando se dio cuenta estaba en la casa de mi mamá", contó.

Golpeó desesperadamente el vidrio. Estaba toda embarrada y mojada, lloraba y desesperada no podía hablar. Cuando logró tranquilizarla le contó lo sucedido. "Fue por Dios nomás que pudo escapar", expresó. (B2000)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...