expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Los únicos trabajadores de la construcción que están contentos con Macri son los chinos que hacen prefabricadas ~ ¿Quién mató a Santiago?

pino

pino

miércoles, 19 de abril de 2017

Los únicos trabajadores de la construcción que están contentos con Macri son los chinos que hacen prefabricadas

La construcción cruje por la falta de obra pública

Trabajadores, profesionales y empresarios coinciden en que se nota el impacto en la actividad, la que por ahora se sostiene sobre todo con la edificación privada que, de todos modos, tiene que lidiar con las restricciones a la provisión de gas, luz y agua.


El movimiento en los corralones de la ciudad es menor al del año pasado.


La obra privada está sosteniendo parcialmente las fuentes de trabajo en el sector. (Foto: fotos alfredo leiva)


La mayoría de las obras son de menos de 400 m².

Desde que tenía quince años Daniel M. se levanta temprano casi todos los días para ir a trabajar a la obra. El oficio de la albañilería lo aprendió al lado de su padre. En casi nueve años que lleva en la construcción, “gracias a Dios nunca nos faltó trabajo”. Pero esta vez el panorama se ve gris de cara al invierno, que en Bariloche es frío y extenso. “Hay poco laburo”, resume Daniel para explicar el momento que se vive en el sector. “Habíamos empezado una obra y la dejamos por la mitad”, señaló Daniel que tiene un hijo a cargo y vive con su madre. Contó que con su padre agarraron ahora “una obrita que da como para un mes de trabajo”. La obra grande quedó paralizada hace dos meses.

Moisés aseguró que no le falta trabajo hasta ahora. No son grandes obras, pero son trabajos que se cotizaron bien y se pagan regularmente. Moisés explicó que tuvo que excusarse de tomar otros compromisos laborales porque no tiene tiempo. Lleva en la construcción muchos años y la experiencia tiene su peso.

Rubén opinó que hay trabajo, pero sobre todo, informal. “Hay pocas obras y pocas empresas que quieran poner en blanco”, señaló. “En otra época nunca hemos parado a esta altura del año y ahora hay poco trabajo”, sostuvo.

Son realidades que representan, en parte, la situación que viven los trabajadores de la construcción. Los datos oficiales no son alentadores. Menos la opinión de algunos referentes del sector que advierten una pronunciada caída en las ventas de casi el 25% (ver aparte).

“Muy mal”

El complejo panorama económico que vive el país tiene influencia directa en la actividad de la construcción. “El sector de la construcción está muy mal”, afirmó, sin vueltas, el presidente del Colegio de Arquitectos de Bariloche, Ricardo Lerchundi.

“Vemos una falta de inversión de obra pública preocupante”, señaló y “la obra privada es muy baja”. Recordó los graves problemas que generan para la actividad la falta de servicios como gas, electricidad, gas o cloacas. “No hay factibilidad de servicios en Bariloche”, lamentó.

“Hoy si tengo que hacer un hotel, por ejemplo, de cincuenta habitaciones y voy a pedir los servicios no me dan luz, agua ni gas”, sostuvo Lerchundi.

La falta de gas natural es un trastorno que se arrastra desde hace años y todo indica que no se resolverá en el corto plazo. El arquitecto opinó que la obra de ampliación del gasoducto cordillerano, que el gobierno nacional anunció que estará finalizada –si no surgen contratiempos- a finales del año próximo, no alcanzará a cubrir la demanda insatisfecha desde hace mucho tiempo.

Al problema de la factibilidad de servicios, se suma otro ingrediente: el tiempo que el municipio demora en aprobar los planos de las obras. Lerchundi comentó que en algunos casos se demora hasta dos años.

Cómo juega el dólar

Y señaló otro factor que influye en la contracción de la actividad: el tema del dólar. Lerchundi explicó que una persona prefiere no invertir en este momento sus dólares porque para financiar una obra deberá desembolsar más dólares que tiempo atrás. El dólar se mantiene, pero como los precios de los materiales suben, el inversor debe inyectar más dólares para ejecutar un desarrollo inmobiliario.

Los datos que proporcionaron a DeBariloche desde la Dirección de Obras Particulares del municipio, a cargo de Juan Rodríguez, indican que durante 2015 se presentó la mayor cantidad de obras en esa dependencia en comparación con 2014 y 2016.

Mientras que en 2014 se presentaron 1.265 expedientes de obras de los cuáles 928 fueron aprobados, en 2015, se presentaron 1.881 y 864 ya fueron finalizados.

En 2016 hubo 1.158 expedientes de obra presentados de los cuales se terminaron 334 expedientes y quedan 824 a regularizar. La baja de proyectos presentados es drástica en comparación con los dos años anteriores.

Y los datos oficiales indican que en lo que va de 2017 se presentaron 227 expedientes en la Dirección de Obras Particulares. Desde esa dependencia municipal se excusaron de poder informar la cantidad de metros cuadrados aprobados como para tener un dato más certero de la situación.

Algunos datos

Este diario accedió a datos del Colegio de Arquitectos de Bariloche que indican, por ejemplo, que hubo una caída en la cantidad de habilitaciones de obra por categoría en los tres meses últimos del año pasado.

Mientras en octubre se habilitaron 41 proyectos, en noviembre fueron 35, en diciembre 30 y en enero último se habilitaron 29 proyectos.

En cuanto a metros cuadrados, los datos señalan un repunte en enero de 2017 en comparación con los tres meses últimos de 2016. En octubre fueron habilitados proyectos por 10.119 metros cuadrados, en noviembre, se autorizaron 8.155 y en diciembre, 9.548 y en enero pasado fueron 14.425 metros cuadrados. La suba de enero se explica porque se habilitó un proyecto más de una obra de entre 1.000 y 5.000 metros cuadrados.

La amplia mayoría de los proyectos habilitados es para hacer construcciones de hasta 400 metros cuadrados.

En octubre pasado, de los 41 proyectos habilitados, 37 fueron por construcciones de hasta 400 metros cuadrados, mientras que los cuatro restantes eran proyectos de entre 400 y 5.000 metros cuadrados.

En noviembre, de los 35 proyectos habilitados, 32 fueron por emprendimientos de hasta 400 metros cuadrados, dos se ubicaron entre los 400 y 1.000 metros y sólo un proyecto era de entre 1.000 y 5.000 metros cuadrados.

En diciembre, de los 30 proyectos habilitados, 27 fueron de hasta 400 metros cuadrados, dos eran de entre 1.000 y 5.000 metros y el restante de entre 400 y 1.000 metros cuadrados.

En enero de 2017, de los 29 proyectos habilitados, 25 fueron hasta 400 metros cuadrados, dos de entre 400 y 1.000 metros cuadrados y tres fueron proyectos de entre 1.000 y 5.000 metros cuadrados.



JORGE VILLALOBOS


0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...