expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Crónica de Cushamen ~ ¿Dónde está Santiago?

pino

pino

viernes, 13 de enero de 2017

Crónica de Cushamen

Crónica del acompañamiento al Lof en Resistencia Cushamen tras la represión y detenciones del día 10 de Enero de 2016

Como anticipamos el mes pasado, se hizo efectiva la represión a la comunidades Mapuche en Cushamen. En medio de operativos cruzados entre Gendarmería Nacional y la policía de Chubut se reprimió duramente a las personas que se encontraban en el territorio. Hay personas detenidas y heridos de gravedad.

por Juan Ochoa

Esquel, Chubut/// El día 10 de Enero de 2016 en horas de la mañana, y tras cercarse todo acceso al Pu Lof [comunidades] en Resistencia Cushmen, gendarmería nacional (alredededor de 160 efectivos, asistidos por drones, caballería y camión hidrante), ingresan al lof con una orden judicial del Juez Otranto de liberación de las vías del tren “la trochita”. Durante el operativo se produce una feroz represión sobre varios integrantes de la comunidad, que golpeados se dispersan en el territorio. Tres personas son detenidas. En la ruka [casa] donde se encontraban mujeres y niños, los gendarmes ingresan violentando la ruka y a las mujeres que se encontraban en el lugar, las arrojan al piso y las esposan por más de una hora. Luego de unas horas, y cuando parecía que el operativo había terminado y las fuerzas represivas se marchaban, siete personas que se encontraban en el lof y que se movilizaban con vehículos en la búsqueda de los animales dispersados en el campo por el mismo operativo, fueron baleadas y detenidos en una emboscada por la policía provincial. Durante el transcurso de las detenciones y la difusión de lo que ocurría, muchos familiares que intentaban averiguar el paradero y el estado de salud de los heridos, fueron negados de información y/o confundidos por la burocracia judicial.Momento del ingreso de Gendarmería al territorio Mapuche. Foto: Dalel De Haro

Todos los detenidos son llevados a la ciudad de Esquel. Los tres primeros detenidos (NicolásDaniel Hernandez Huala, Ariel Marioto Garci y Ricardo Antihual), quedan a disposición de la justicia federal, mientras que los restantes siete (Jose Luis Buchili, Ivana Noemi Huetelaf, Gustavo Jaime, Daniela Gonzalez, Javier Huencapan, Javier Huenchupan, Ruiz Pablo Segui, Gonzalo Segui) quedan a disposición de la justicia provincial.

Los referentes y familiares de los detenidos se convocan fuera de la Unidad penitenciaria y provincial, donde se encuentran las personas privadas de la libertad, presionando para que sean liberados y convocando a la solidaridad. Así pasan la noche del 10 de Enero y la madrugada del 11.

El Miércoles 11 por la mañana salimos junto a dos compañeras hacia Esquel convocados por la necesidad de apoyo que se necesitaba fuera de tribunales para presionar por la excarcelación de los detenidos.

Durante el viaje cruzamos en sentido contrario a varias camionetas de gendarmería, infantería provincial, camiones de lucha contra incendios del servicio forestal, y a una grúa con un camión hidrante.

Al llegar a Esquel a media mañana, nos fuimos hacia los Tribunales de la Justicia Federal, donde se esperaba la indagatoria a los tres detenidos inicialmente. El tránsito sobre la calle 25 de Mayo de Esquel se encontraba cortado con la presencia de alrededor de 50 personas (integrantes del lof, familiares que viajaron desde diferentes puntos, miembros de otras comunidades mapuche y vecinos). Comenzamos a charlar con gente queestuvo durante el momento de la represión y familiares de los detenidos para entender que es lo que había la ocurrido y cuál era la situación de los detenidos.

Lo que ocurrió según diferentes relatos es lo que resumo en el primer párrafo. Por supuesto relatado con muchísima angustia. La situación de los detenidos era incierta, ya que no permitían el ingreso de ningún familiar hasta tanto no se tomaran las indagatorias. Había incertidumbre y preocupación respecto a su estado de salud principalmente. Sabemos que están con golpes, que no los alimentaron desde la detención y que pasaron frío en la cárcel. Sumado a esto, el abogado asignado por el estado, el Dr. Machado, nunca a apareció para transmitir información de lo que ocurría judicialmente, la estrategia de la defensa, o al menos información acerca del estado de salud a los familiares de los detenidos. Lo único que trascendía es que, tras la indagatoria, un familiar de cada detenido podría ingresar a verlos.

En la calle, se golpeaban botellas contra el asfalto y se cantaba por la liberación, mientras los mates y el agua iban y venían, entre conversaciones sobre la manera de actuar de las fuerzas represivas, rostros cansados, y los juegos de los niños que pasaban de la protesta al juego en una calle que ya era de ellos.

Alrededor de las 14.00 termina la indagatoria. Los familiares nunca son llamados para ingresar, se genera un despliegue policial que anunciaba que los detenidos iban a ser trasladados y no liberados. Infantería comienza a sacarlos hacia dos camionetas policiales y nos reunimos alrededor de éstas para alentar a los detenidos y registrar lo que sucedía. Comienzan forcejeos con la policía provincial, golpes y corridas, alrededor de Tribunales. Llega una camioneta de la que bajan efectivos armados, que apuntan a la gente y policías de civil que se preparan para actuar. Los mismos manifestantes calman a los más enojados con la policía, la policía y los manifestantes se separan, la angustia y los llantos de mujeres y niños precedieron a una tensa calma. Los indagaron, se los llevaron, y los familiares seguían sin respuestas de nada. Comenzaba a apoderarse una sensación generalizada de impotencia entre los familiares y manifestantes.

Alrededor de las 15.00 se presentan dos abogados de la APDH, quienes se reúnen con el juez Otranto para asegurar que en el proceso penal se respeten los derechos humanos. A partir de esto comienza un momento de mayor entendimiento sobre lo que sucedía y podíamos esperar respecto a la suerte de los detenidos. Ya indagados los detenidos, el fiscal debe pedir la no excarcelación, el abogado defensor (que seguía sin aparecer) debe presentar argumentos que demuestren que no hay posibilidad de que los detenidos se conviertan en prófugos. Basado en estos el juez dictaminara sobre el pedido de excarcelación. También nos comunican en ese momento que dado que el abogado defensor presentó el pedido de excarcelación el día Martes 10/01 las 22 hs, bajo la presión de los familiares y la comunidad, éste no reunía argumentos necesarios para favorecer el dictamen. Nos piden que lo único que podíamos hacer quienes estábamos ahí era mantenernos con la ocupación, presionando al juez, y evitando situaciones de violencia que podrían generar más detenidos. “No estamos todos, faltan los presos” era el canto que se repetía constantemente. La tarde siguió pasando y la impotencia y cansancio aumentando.

Por otra parte, la situación en el destacamento de la policía provincial donde se encontraban los otros 7 detenidos era la siguiente: Los detenidos mantuvieron contacto con sus familiares quienes también esperaban afuera, sin cortar la calle, estaban alimentados y habían sido atendidos por médicos. El abogado de oficio estaba trabajando en el pedido de excarcelación con otro abogado contratado por los familiares de los detenidos. La audiencia sería el Jueves 12/01 a las 8 de la mañana. Muchos de estos detenidos eran personas de ciudades aledañas que fueron a solidarizarse con la represión en el lof Mapuche.

Alrededor de las 19 hs llega a los manifestantes fuera de los Tribunales federales la información de que la infantería había ingresado nuevamente al lof, reprimiendo con balas de plomo a los integrantes que se encontraban ahí. La situación se tornó trágica. Las personas enfurecieron, mujeres y niños que nuevamente lloraban, comienzan insultos a la policía que custodiaba Tribunales y se comienzan incendiar cajas quizás con la finalidad de reforzar el corte, como un llamado a la sociedad de que atendieran lo que pasaba o un instinto de la impotencia que nos producía esto. Algunas personas con vehículo partieron hacia el territorio del lof en Cushamen. Se acordó retirar el fuego de las calles y volver a la calma.

Los datos que llegaban no eran precisos, las preguntas eran ¿cómo podía ser?, ¿con qué orden?, ¿quienes eran los heridos?, si necesitaban ambulancias. Tras varias comunicaciones, llegamos a saber que había siete personas heridas, una fue asistida y trasladada al hospital de Lago Puelo por una bala en el cuello. Los demás deciden que sus heridas no son graves y comunican que se van a quedar en el territorio del lof (en horas de la madrugada, uno de estas personas que había recibido un supuesto roce de bala en el tímpano fue trasladado y actualmente se encuentra en estado de suma gravedad en el hospital de Bariloche).

Finalmente oscureció (21.30 hs) y el cansancio por no comer, por la tensión y no dormir, eran evidentes. La esperanza de que el juez dictaminara que excarcelaran a los detenidos se iba desvaneciendo al saber que un camión con la infantería armada se dirigía al lugar. Llegaron y como robots armados entraron al juzgado. Una referente y madre de uno de los detenidos y otro hospitalizado pidió la palabra y ante la escucha atenta de todos, llamó al newen [la fuerza] que tenemos y que nos acompaña, a no desbandarse y romper todo, a no ser detenidos por caer en el juego de la fuerza represiva, llamó a seguir peleando y resistiendo, llamó a descansar y reorganizarse mañana.

A las 22 horas la secretaria del juez entregó a los familiares un comunicado oficial donde efectivamente se rechazaban los pedidos de excarcelación, mientas algunos apretábamos los dientes y otros lloraban ya sin gritos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...