expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Jefes policiales continuarán procesados por asesinato de los pibes ~ Mensajero Digital

pino

pino

martes, 4 de octubre de 2016

Jefes policiales continuarán procesados por asesinato de los pibes

Rechazaron la apelación de ex jefes policiales en la causa Cárdenas Carrasco


Victor Cufré, Jorge Villanova y Argentino Hermosa continuarán procesados en la causa que investiga el asesinato de dos jóvenes durante la violenta jornada del 17 de junio.

La Cámara Segunda del Crimen de San Carlos de Bariloche resolvió rechazar la apelación presentada por la defensa de los ex jefes policiales Victor Ángel Cufré, Jorge José Villanova y Argentino Hermosa en la causa que investiga el asesinato de Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas.

Los tres ex jefes habían sido provesados por el juez Ricardo Calcagno, como coautores de homicidio culposo en dos ocasiones; por lesiones leves culposas en diez ocasiones y lesiones graves culposas en tres ocasiones, abuso de autoridad y violación de los deberes de funcionario público, todos concurriendo en forma ideal.

El ex jefe de la Policía de Río Negro Jorge Villanova, el ex secretario de Seguridad provincial Víctor Cufré y el ex jefe de la Regional Tercera, Argentino Hermosa habían presentado una apelación al procesamiento pero los jueces de la Cámara Gregor Joos, Héctor Leguizamón Pondal y Carlos Rinaldis resolvieron no hacer lugar a la presentación.

Luego del análisis de la expresión de agravios formulados en la audiencia de apelación por parte de la defensa, la querella y la fiscalía, el Tribunal señala que atento que el límite de la jurisdicción lo constituyen los agravios del recurrente y las respuestas de las partes -art. 418 del C. P. P.- se pudieron observar dos aspectos de la impugnación de la defensa: uno relacionado a temas probatorios, otro vinculado a aspectos jurídicos. A ambos se ha dado respuesta en la parte resolutiva, donde ha consignado el Tribunal: "...Hemos dado respuesta a los agravios vertidos por la defensa, pudiendo concluir, tal como lo hizo el juez, que ha sido debidamente acreditado, como lo hace la imputación penal, que esas deliberadas omisiones funcionales y por ende, la ausencia de un plan o una estrategia para encauzar en términos lícitos, racionales y proporcionales el uso de la fuerza, incrementó el riesgo inherente a la utilización de este armamento por parte de los efectivos policiales que estuvieron en el escenario de los hechos y que dieron lugar al contexto de las muertes y lesiones acreditadas . Se ha señalado además que "como conclusión final del estudio de los agravios, tanto jurídicos como fácticos, para una comprensión general de la imputación que se formula contra los máximos responsables de la seguridad pública en la Provincia, resulta útil citar otro de los párrafos de la sentencia del caso "Mathov", en la que se expresó: "Específicamente, el peligro generado por la orden proveniente de la esfera política creó, en infracción a los deberes de cuidado de sus emisores, un riesgo no permitido que luego fue acentuado progresivamente por el accionar de cada uno de los imputados que, desde la esfera policial, implementaron los medios tendientes a cumplir con dicha orden. Asimismo, luego de dichas acciones, los imputados omitieron sus propios deberes de control y supervisión del curso de acción lesivo que tuvo lugar, e incluso realizaron acciones que, lejos de tener por finalidad una disminución de dichos riesgos, los intensificaron aún más". Para luego señalar que: "Ello constituye una base suficiente como para afirmar que, en el plano normativo, contaban con facultades suficientes para poder adoptar medidas tendientes, como mínimo, a disminuir los riesgos generados. Prueba de que ello es así, además, lo constituye el hecho de que, precisamente por tener capacidad de dominio sobre los acontecimientos en la medida de sus deberes, hayan adoptado disposiciones de índole represiva que iban en la dirección opuesta a la disminución de los riesgos".

Los jueces han detallado en este sentido que "..La coincidencia en muchos aspectos de este caso con el que venimos mencionando, nos motiva a agregar una última consideración vertida en ese fallo, permite entender aquello que el defensor consideró una interpretación extensiva del derecho penal, en tanto la imputación abarca a distintos funcionarios policiales, incluidos el por aquel entonces Secretario de Seguridad y Justicia, al Jefe de la Policía de la Provincia, al Jefe y a su segundo de la Regional III, y hasta el comisario a cargo de la Comisaría N° 28; cada uno de ellos incumplió deberes propios de sus funciones y en su límite territorial, con repercusión directa en los resultados. Pero no por la situación jerárquica, sino por el hecho mismo de existir la posibilidad concreta de supervisión en la coordinación y mejoramiento de la intervención funcional debida, en tanto la fuerza represiva hubo de tener una estrategia tendiente a un fin, desarrollada en forma gradual y proporcional, desarrollando una contención integral acotada al propósito tenido en miras inicialmente y que el desarrollo de los acontecimientos imponía.

No es como se dijo que la relación de extensión no tenga límites, los tiene y estos son aquellos relacionados a las circunstancias de tiempo, modo y lugar. Estando en la ciudad, con jerarquía funcional suficiente, en la gama de posibilidades, eligieron mal. Optaron por desprenderse de sus obligaciones directas, del manejo de tropa y derivar ello en un inferior, a quien no le empoderaron en su totalidad, sino que tomando distancia física por alejamiento hacia El Bolsón, a la vez que le imponían ordenes cuya incidencia resultó aportante a la confusión reinante, pusieron en crisis la cadena de mando. Agréguese a ello que la supresión de participación específica del grupo BORA en lugares específicos y en la oportunidad, ha de considerarse al menos como constitutiva de fuente de culpa por impericia; la que junto a la imprudencia por abstención de lo peligroso configuran un cuadro culposo determinante de los resultados ya mencionados.

En el fallo enunciado, se indica un criterio doctrinario que compartimos en cuanto a que: "…el que se pueda presuponer la conducta cuidadosa de otros, no puede valer naturalmente, en los casos en los que los deberes de cuidado están dirigidos precisamente a supervisar, controlar o vigilar la conducta de esos otros" (Stratenwerth, op. cit., p. 524). Es precisamente esta última referencia la que permite descartar la aplicación de dicho principio a la situación de los imputados en el presente caso. Como se vio al determinar los deberes que éstos debían cumplir en razón del cargo que ocupaban, y al hacer especial referencia a la relación jerarquizada que existe en las estructuras policiales, se recordó que, de conformidad con el ordenamiento jurídico argentino, éstas no gozan de autonomía sino que están sujetas a un control político-civil. Allí también se destacó que, frente a órdenes como las dadas en el presente caso, por el peligro intrínseco que traen consigo, "no resulta posible que los superiores se desentiendan de las acciones de sus dependientes de acuerdo a la relación jerárquica". De ello se concluye que, a diferencia de lo planteado por las defensas, los deberes que los imputados violaron les imponían precisamente la obligación de supervisar las acciones de sus inferiores, más aún cuando tenían conocimiento efectivo de las acciones lesivas de derechos que se estaban realizando en cumplimiento de sus órdenes.

En ambos casos se advierte una concurrencia de culpas que determinaron estos resultados lesivos, acotados como se dijo en un tiempo y lugar determinado a través del modo antes indicado.


Créditos / Fotografías de: Diario Lo Principal.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...