expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Con atención se pueden ver los hilos de las marionetas ~ Mensajero Digital

pino

pino

domingo, 9 de octubre de 2016

Con atención se pueden ver los hilos de las marionetas

Resultado de imagen para titeres hilosLa construcción del “sentido común” avanza subterránea, silenciosa, con la colocación sistemática de ladrillos simbólicos, uno a uno, van conformando las paredes que rodean la concepción posible de la realidad, la guían, la limitan, la conducen. En los Estados modernos ese sentido común no permite exabruptos de totalitarismos, dictadores, esclavos, trata de personas, potestad legal sobre la vida de otros, etc. Hace unos pocos años si lo permitían, era legal y “no estaba mal visto”, de ahí que lo legal no es necesariamente lo que es justo o “está bien” sino lo que es aceptado socialmente como correcto en una etapa de la historia, y eso lo define el poder dominante.

Sería muy estúpido pensar que estamos viviendo un momento de “realización” definitiva de la sociedad, por lo que empleando un mínimo de lógica inductiva podemos proyectar que si vemos la esclavitud, la opresión brutal de la mujer, la justificación del designio divino para disponer de otras personas (monarquía) como características brutales e injustas de otras épocas, seguramente nuestros nietos verán brutales e injustas muchas prácticas sociales, valores, y leyes que hoy aceptamos con normalidad. Es un ejercicio muy interesante intentar abstraerse de ese “sentido común” que nos domina sin que nos demos cuenta, y tratar de identificar qué características actuales serán vistas como brutalmente injustas en el futuro.
Los que tenemos una visión optimista del ser humano rápidamente pondremos dentro de esa categoría de prácticas sociales aceptadas que en el futuro, evolución social mediante, serán desechadas y combatidas, todas la acciones y construcciónes materiales y simbólicas que generan y reproducen la desigualdad.
Estamos atravesando un momento histórico muy interesante, con un retroceso acelerado de valores sociales, y derechos individuales y colectivos positivos, que con falencias habían avanzado en los últimos años, la tapa del diario La Nación digital del último sábado a la mañana mostraba crudamente como se construye el sentido común que permite ese retroceso.
Dos de las formas legales para asumir legalmente el trabajo, que intentan morigerar los efectos nefastos del neoliberalismo como forma exacerbada del capitalismo, son las cooperativas y mutuales, el primer título del diario conservador de hoy, y bajo la etiqueta de “CORRUPCION EN LA ARGENTINA” fue “Miles de cooperativas y mutuales quedaron bajo sospecha por lavado”, tragicómicamente la nota que seguía anunciaba “Cinco TIPS para pagar lo menos posible en el blanqueo” esta nota estaba etiquetada como “BLANQUEO DE CAPITALES”, cuando uno se abstrae de la vorágine informativa que nos nubla el juicio es fácil ver que para el emisor de la información (que en este caso es el poder real que además logró el gobierno por los votos) mientras en el caso de las cooperativas se trata de corrupción que además deja bajo sospecha a todos los cooperativistas, en el segundo caso, el de los ricos que blanquearán activos evadidos en paraísos fiscales, es parte de la vida económica correcta de la sociedad, una “canchereada”, que encima se merece consejos para pagar lo menos posible.
La nota que construye como corruptas a cooperativas y mutuales habla de los laxos controles del gobierno anterior sobre estas organizaciones, informa además que “hasta se han encontrado cheques sin fondos (práctica que por miles diariamente puede imaginarse en las empresas privadas, pero sería absurdo aceptar que se hable de corrupción de todas las empresas porque hay algunas que emitieron cheques sin fondos, también habla de ¡relaciones con el terrorismo!, por supuesto sin dar un solo dato que justifique tamaña acusación, y al final da el dato que permite intuir el objetivo final de esta maniobra de construcción del sentido común en la que se quiere establecer la relación directa entre cooperativas y corrupción: “el gobierno anterior le asigno al INAES un presupuesto de $880 millones!”, conclusión: Van por esa caja, y necesitan que la sociedad apoye esa acción.
Sigue el diario con dos informaciones que también dan cuenta de la construcción del sentido común: “Mauricio Macri pasa el fin de semana largo en Tandil donde festejará el cumpleaños de Antonia”, valores proyectados: familia, hija, cariño, cumpleaños, Tandil, naturaleza, merecido descanso, etc. La nota que sigue: “Carlos Pagni: El kirchnerismo dejó una oleada de daño y escándalo”. Unos pocos días atrás se castigaba muy duramente a la hija del matrimonio Kirchner, toda acción que llevó adelante Florencia Kirchner fue presentada como oscura, corrupta, e inmerecida, por el diario. Dos hijas de presidentes que merece un tratamiento opuesto.
Sin hacer un juicio real de actos y responsabilidades, cosa que debería hacer la justicia, la construcción simbólica es que Antonia es divina e inocente, rubia y de ojos claros, Florencia Kirchner en cambio es un monstruo que se robó lo que tiene, y encima es morocha, el hermano Máximo nunca laburó pero además es falopero y juega a la Play, en cambio Awada además de ser la primera dama maneja talleres textiles con mucha onda, es hermosa y honesta, usa ropa elegante y da unos besos bárbaros en el escenario justo. Todo el capital de los Kirchner es parte de la corrupción, el de los Macri es impoluto y merecido.
La balanza del bien y del mal, que se construye con palabras e imágenes en los medios de comunicación, principales artífices de ese “sentido común” que nos guía, nos determina, nos reproduce socialmente, … hasta que despertemos.


Fernando Fernández Herrero

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...