expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> El único que no se enteró que nadie quiere a Lopérfido es Larreta ~ ¿Dónde está Santiago?

pino

pino

domingo, 22 de mayo de 2016

El único que no se enteró que nadie quiere a Lopérfido es Larreta

Los artistas contra Lopérfido

Por Paula Sabatés
Repartieron un volante con la cara del ministro de Cultura porteño y su frase sobre los desaparecidos. Luego hicieron una sentada y pasaron por altoparlantes el audio en que niega que fueran 30.000.

Patricia Bullrich recorría la feria ArteBa rodeada de personal de seguridad, pero aun así le aceptó un volante a una joven que se acercó especialmente a buscarla. El volante es llamativamente fucsia, cuadrado, y dice “ArteBA 25!”, en referencia a la edición de la feria que termina hoy. “Gracias, linda”, dijo la ministra de Seguridad de la Nación, pero la joven ya estaba caminando para la salida. Cuando dio vuelta la hoja, la funcionaria se encontró con la foto de un compañero del PRO y una leyenda escrita bien en grande que reza “Persona no grata para la cultura. Renuncia Ya!”. El grupo de trabajadores de la cultura del que formaba parte la chica del volante acababa de dar por terminada una –otra– acción contra el Ministro de Cultura porteño Darío Lopérfido, cuya renuncia reclaman distintos sectores desde finales de enero.
En línea con la serie de protestas que artistas de distintas disciplinas vienen realizando en repudio a las declaraciones de Lopérfido, que dijo que en la Argentina “no hubo 30 mil desparecidos” y que ese fue un número que “se arregló en una mesa para obtener subsidios”, la que tuvo lugar ayer en el predio de La Rural fue altamente creativa. Con la intensión de intervenir un evento artístico para interpelar al público y no de ir al choque o generar conflicto, el numeroso grupo de artistas presentes se concentró en un stand específico de la feria, desde donde partieron todas las acciones.
Lo primero tuvo que ver con el reparto de los volantes, estratégicamente diseñados por los artistas para simular la gráfica oficial del evento, que distribuyeron por todo el pabellón donde se concentró la muestra. El miércoles había habido una primer volanteada, aunque de menor escala, anticipando la de ayer. Ese día (el mismo en que Leo García fue noticia por romper una serie de copas de plástico), la propia Marta Minujín recibió en mano uno de los folletos, que para el fin de esa jornada empapelaban baños, mesas y hasta algunos stands y que hicieron juego con unos llamativos globos negros que decían “30 mil”.
Si bien fue lo más masivo -no hubo casi quien se fuera sin su volante-, eso no fue tan fuerte, visual y simbólicamente, como lo que siguió después. Convencidos de que “nadie mejor que él mismo para expresar lo que queremos decir”, tal como dijo uno de los artistas a este diario, los trabajadores de la cultura hicieron sonar por altoparlantes un fragmento de las declaraciones que el ministro hizo en la conferencia pública en Pinamar mientras era entrevistado por los periodistas Luis Majul y Edi Zunino. El mismo corte de audio que desde hace un tiempo suena en la mayoría de los teatros independientes cuando termina una función y que sonó fuerte en la última marcha del 24 de marzo, en la que una multitudinaria columna se manifestó por este tema.
“¿Ustedes son de La Cámpora?”, preguntó una mujer visiblemente molesta cuando la comitiva le pasó por al lado. No fue necesario que los artistas respondieran. Otro visitante lo hizo por ellos: “No, son los que expresan lo que muchos pensamos”, sentenció, dando cuenta de lo dividida que estuvo, esta vez, la reacción de los presentes: en otras acciones, como la del BAFICI, fueron más los que estuvieron a favor de la acción, en contraste con los que repudiaron lo que consideraron un escrache.
Lejos de recular, cuando los efectivos de la misma seguridad privada que luego custodió a Bullrich se acercaron al grupo de artistas para pedirles que silencien los megáfonos, éstos largaron los equipos de sonido y se sentaron en el suelo de La Rural. Pero los dichos de Lopérfido no pararon de sonar, porque esta vez fueron los artistas visuales, teatristas, músicos y cineastas los que reprodujeron la frase seleccionada. “Si algún error cometió la dictadura militar fue no hacerles un juicio justo y matarlos de esa manera”, se escuchó en voz de cuarenta artistas, en lo que fue lo más fuerte y convocante de la jornada, que además incluyó la proyección de un video en repudio al ministro.
Como Bullrich, miles se llevaron a sus casas la experiencia de una feria distintas, y también el volante de las dos caras. De un lado, la de la marca privada que celebró otra exitosa jornada con cientos de visitantes y expositores, y que se posicionó nuevamente como uno de los eventos más emblemáticos del arte en Latinoamérica. Del otro, la postal de una realidad concreta que se vive en la Ciudad: la de un grupo de artistas que repudia a su representante en el Estado. Y que está dispuesto a todo para lograr que renuncie.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...