expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Después de voltear el aumento del gas hay que dar la misma lucha, con la misma fuerza, por los que no tienen gas, sino....solo somos más clase mierda argentina ~ Mensajero Digital

pino

pino

viernes, 20 de mayo de 2016

Después de voltear el aumento del gas hay que dar la misma lucha, con la misma fuerza, por los que no tienen gas, sino....solo somos más clase mierda argentina

Bariloche: quienes carecen de red de gas, gastan el triple

Las garrafas y los tubos son la única alternativa para tener el combustible en los barrios donde no hay red. Los precios disparan el gasto familiar.


Algunas familias destinan no menos de 1.500 pesos mensuales en garrafas y leña. (Chino Leiva)

DeBariloche - El golpe al bolsillo impuesto por la nueva tarifa de gas natural que levantó una ola de indignación en la ancha franja social que cuenta con ese servicio es una realidad ya instalada hace tiempo para los hogares que dependen de la leña y las garrafas.

Una familia del barrio Nahuel Hue -o de cualquier otro que no cuente con gas de red- debe destinar una parte importante de sus ingresos para asegurarse cocina y calefacción, con valores que han sido históricamente altos.

Las campañas de firmas y los amparos colectivos para frenar el tarifazo dispuesto por el gobierno nacional no llegaron a Nahuel Hue, a Nuestras Malvinas ni al barrio Unión.

Allí hacen falta no menos de 1.500 pesos mensuales para adquirir las garrafas que suelen emplearse en la cocina y el termotanque, más la leña indispensable para alimentar el “tacho” que calienta toda la casa. Un presupuesto igual o mayor a las facturas de Camuzzi que en los últimos días llegaron a los buzones céntricos y que desataron la protesta.

En el Alto de Bariloche muchos hogares acceden a las garrafas sociales o al plan Calor, pero siempre resultan un paliativo, que no llega ni al 20 por ciento de lo consumido en todo el invierno.

Una garrafa de 10 kilos comprada en la distribuidora cuesta 110 pesos, pero las despensas llegan a cobrarla hasta 150 pesos. Esta última es la única opción a mano para quienes no tienen vehículo y deben trasladar el cilindro en una carretilla o un cochecito de bebé. Para comprar un tubo de 45 kilos hay que desembolsar 600 pesos.

En tanto, el metro cúbico de leña se cotiza desde este mes a 500 pesos, aunque los clientes hacen la salvedad de que es “madera de pino”, que se consume rápido y es mala para los pulmones. La leña dura puede costar hasta el doble, pero es difícil conseguirla fraccionada. “Sólo te venden un flete completo”, explicó una vecina.

La economía calórica obliga a sacar cuentas todo el tiempo y a aplicar una racionalización estricta, para que no se disparen los números. En los barrios sin gas es impensable dejar un calefactor prendido todo el día cuando no hay nadie en la casa, como ocurre (o al menos ocurría hasta hace poco) en muchas viviendas de clase media.


Mirna Soto logró juntar ramas y raíces secas de la ladera del cerro Otto. (Chino Leiva)


Vanina Neuman, vive desde hace 6 años en Nahuel Hue y tiene una pequeña verdulería. Dijo que en su caso la garrafa llega a durarle 15 días porque se abstiene de prender el horno. Si también la usa para reforzar la calefacción, “pantallita” mediante, se acaba en menos de una semana. La salamandra le demanda dos metros cúbicos de leña al mes, siempre que se cuide de no derrochar.

Más allá de los costos, la combustión de leña es también un problema para la salud.En Nahuel Hue abundan los chicos de corta edad con problemas respiratorios, un factor que empuja a muchas familias a inclinarse por los caloventores eléctricos. La CEB trabaja desde hace años en la erradicación de conexiones irregulares, pero todavía hay hogares que si bien cuentan con su medidor mantienen un cable paralelo clandestino para evitarse facturas impagables.

La organización familiar que demanda la provisión de combustibles también debe ajustarse a los vaivenes del clima. Cuando el invierno se adelanta es un problema para todos. No sólo porque el gasto se dispara, sino también porque la lluvia y la nieve complican el acarreo de garrafas. Y ni hablar de salir en esas condiciones “a buscar leña”.


Norma tiene que salir a picar leña cuando “la casa se pone helada”. (Chino Leiva)


Otro problema de logística tiene que ver con los envases para el gas, ya que las garrafas de recambio escasean y son carísimas. Lo ideal es contar con dos o tres cilindros para asegurarse la rotación y no quedarse nunca sin combustible. Pero en los hechos la mayoría de las familias no tiene más de una, ya que las usadas (si se consiguen) pueden costar 1.200 pesos.

En el caso de la leña, la tradición de salir con el carrito a buscar por los alrededores demanda tiempo y esfuerzo, porque cada vez hay que ir más lejos. Mirna Soto tenía ayer en la entrada de su casa una gran cantidad de ramas y raíces secas que logró juntar días atrás en la ladera sur del cerro Otto.

Después de averiguar cuánto le salía el metro eligió contratar un flete por el que pagó 150 pesos y se aseguró leña “para varias semanas”.

En las 645 Viviendas no hay gas natural y la alternativa por ahora son los tubos de 45 kilos conectados a los nichos, que son provistos y pagados por el gobierno provincial. A precio de mercado, el gas envasado para todo el barrio cuesta más de 1 millón de pesos mensuales. Y si cada familia lo pagara por su cuenta debería gastar no menos de 1.800 pesos.



DANIEL MARZAL
dmarzal@rionegro.com.ar

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...