expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Curas por los pobres: “El ajuste que genera hambre” ~ Mensajero Digital

pino

pino

sábado, 23 de abril de 2016

Curas por los pobres: “El ajuste que genera hambre”

“El ajuste que genera hambre”

Es la quinta epístola que sacan dirigida a los fieles católicos advirtiendo sobre la situación actual, en la que subrayan la “brutal transferencia de ingresos” hacia los sectores más concentrados, que lleva adelante el macrismo.
 Por Washington Uranga

Los Curas en la Opción por los Pobres estuvieron en la isla Maciel junto a la ex presidenta Cristina Kirchner.
El Grupo de Curas en la Opción por los Pobres emitió su quinta carta dirigida a los fieles católicos de sus comunidades en la que, además de hacer un repaso de las que son, a juicio de los sacerdotes, las informaciones más importantes de la vida Argentina, reclaman, entre otras demandas, la “inmediata libertad” de Milagro Sala, “injustamente detenida”, vuelven a denunciar “la brutal transferencia de ingresos desde el sector público y los trabajadores hacia los sectores del capital concentrado” y repudian “la ironía y el cinismo en los dichos del Presidente y el jefe de Gabinete de ministros cuando se formulan la pregunta ‘¿cuál sería para nosotros el interés de beneficiar a los ricos?’, como si nada estuviera ocurriendo en este sentido”. Los sacerdotes, los mismos que se reunieron esta semana con Cristina Kirchner durante su recorrida por una parroquia de la isla Maciel, sostienen que “la recesión, los despidos, el ajuste que genera hambre y el endeudamiento son un decisión política de este gobierno”, mientras “su política sistemática de comunicación consiste en decir o explicar lo menos posible a la población”. Agregan que “frente a lo evidente, la estrategia es la negación, la victimización, la mentira y el cambio de discurso”.
El Grupo de Curas argumenta que instrumentó el mecanismo de las “cartas al pueblo de Dios” como un recurso para sortear el bloqueo informativo que imponen los medios que cuentan con mayor circulación. Las misivas son leídas por los propios sacerdotes en los oficios religiosos. La metodología es similar a la que en su momento utilizó el obispo mártir salvadoreño Oscar Romero en los 70 cuando la dictadura militar el aquel país impedía la circulación de la información. Entonces Romero, hoy en proceso de canonización por la Iglesia, había convertido sus homilías en fuente de información para la población.
Las epístolas tienen también un fuerte contenido religioso. En la última puede leerse, por ejemplo, que “Dios se hace presente en la historia. Y es en la historia –nuestra historia– que Jesús se manifiesta a la humanidad”. Pero, agregan “no se trata de una suerte de energía, de ondas, de espiritualismo light, sino de un amor concreto y militante el que nos convoca y compromete”. Por tal motivo, dicen, “como curas no podemos sino mirar y denunciar para mirar desde el amor los dolores de nuestras hermanas y hermanos, y desde allí señalar que el amor no pasa por discursos, sino por servicio; el amor no pasa por buenas ondas sino por un compromiso militante ante el dolor, en especial ante el dolor causado por la injusticia, el egoísmo o la indiferencia”.
La extensa carta de los Curas incluye también la denuncia acerca de la situación e la Biblioteca Nacional, “en un virtual estado de parálisis, con un director ausente, numerosos despidos y presencia policial intimidatoria”, agregan que el gobierno nacional y el porteño buscan “transformar Buenos Aires en una ciudad apta para la generación de empresas offshore”, mientras se produce la “muy grave la desarticulación de los programas de Agricultura Familiar que perjudican a campesinos”.
En el texto se recogen además testimonios de situaciones que tienen que afrontar trabajadores por despidos y descuentos aplicados como sanción, atropellos por parte de funcionarios, señalando que estos hechos ocasionan graves consecuencias incluida la muerte. En particular se mencionan los casos de “las dolorosas muertes de Yolanda Mercedes (Mar del Plata) y Melisa Bogarín (Las Breñas, Chaco)”.
En la carta, de aproximadamente ocho carillas, se da cuenta de situaciones de despidos indiscriminados (“unos 600 en la industria electrónica de Tierra del Fuego, amenaza de 2400 despidos en la central nuclear de la estatal Atucha II, 1000 suspensiones en Techint de Campana”), se señala a funcionarios de la actual gestión y se repudia “la negociación llevada a cabo por el Ministerio de Finanzas y el ministro a cargo Alfonso Prat-Gay de contratar a siete bancos, Deutsche Bank, HSBC, JP Morgan, Santander, BBVA, Citigroup y UBS para emitir los bonos de deuda con que se les pagara a los fondos buitres, diligencia por la cual percibirán intereses del 0,18% del total de la deuda o sea 27 millones de dólares”. Al hacerlo los sacerdotes recuerdan que “el Ministro Prat Gay fue ejecutivo del JP Morgan y Luis Caputo, Secretario de Finanzas, empezó su carrera en ese banco y luego fue el Director del Deustche Bank de Buenos Aires”.
Por todo ello, los sacerdotes católicos opinan que “la desconexión entre gobierno y necesidad del pueblo es más que peligrosa” porque “no bastan los slogans de autoayuda y los “expertos en felicidad”, dado que “el Estado debe tomar decisiones políticas claras y urgentes frente a los derechos amenazados de la población”. Agregan los Curas que “parece un chiste que el presidente ‘rete’ a los empresarios para que inviertan como si les pidiera un favor” en vista de que “por definición el Estado debería obligarlos a distribuir la riqueza y controlar la fuga de capitales con políticas públicas, algo que el mismo gobierno ha decidido no hacer precisamente para beneficiar a los dueños del capital”.
En el texto se hace también mención a la muerte de jóvenes ocurrida durante una fiesta en Costa Salguero, reclamando una investigación para determinar la eventual responsabilidad del Gobierno de la Ciudad, y que “mirando la causa llamada ‘de dólar futuro’, y mirando quiénes son los que se han beneficiado con ello no podemos sino concluir que acusar en un lado para moverse por otro es una política ‘del tero’ a la que nos vamos acostumbrando con la evidente complicidad de miembros del Poder Judicial”. En el documento se incluye una dura crítica al Poder Judicial al que se considera “desprestigiado” y poco “creíble”.
Los Curas señalan en otro aparte de su epístola que “hay que reconocer que con el apoyo de los medios hegemónicos de comunicación oral, escrita, radial, televisiva y digital, el gobierno se ha apropiado del ‘sentido’ de esta y otra palabras remitiéndonos a tiempos como el de ‘algo habrán hecho’. Los despedidos son personas, con familias y el trabajo es un derecho humano. Un derecho más importante que la propiedad privada. Los despedidos no reciben explicaciones de ningún tipo además de que a menudo se vulnera su intimidad en las redes sociales”. Dicen también que “los aplausos del FMI a las medidas del nuevo gobierno, y su regreso a fiscalizar la economía argentina nos resultan alarmantes y nos retrotraen al nefasto pasado reciente de comienzos de la década del 2000”.
En el único reconocimiento que se le hace al Gobierno, los Curas dicen que “vemos en una primera mirada como positivo: la ampliación de la AUH a monotributistas, la magra devolución del IVA a los sectores de menores ingresos y el aumento del seguro de desempleo (en lugar de destinar el dinero a la generación de empleo genuino)”, si bien “no podemos menos que señalar que en muchos aspectos, esto puede asemejarse más a la limosna que a dar pasos en pro de la consecución de la anhelada justicia social”.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...