expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> Se agrava la desigualdad en Argentina ~ Mensajero Digital

pino

pino

miércoles, 26 de marzo de 2014

Se agrava la desigualdad en Argentina

La devaluación afectó el Gini

El índice de equidad en la distribución del ingreso retrocedió en el último trimestre de 2013. En parte obedeció al alza que registró la cotización del dólar, la cual se aceleró todavía más el último verano.


La distribución de la riqueza computó un leve retroceso en el cuarto trimestre de 2013 respecto del mismo período del año anterior, según lo informó ayer el Indec. El coeficiente de Gini, que mide el grado de inequidad del reparto de los ingresos, siendo uno el valor más desigual y cero el de equidad absoluta, pasó de 0,364 a 0,372 para la medición de la población ocupada. El documento del centro estadístico precisó que el 10 por ciento de los hogares de menores ingresos recibió en promedio 1746 pesos por mes, mientras que el 10 por ciento de los más ricos consiguió 23.366 pesos. También indicó que el ingreso medio de la población ocupada ascendió a 4977 pesos.
El informe del Indec registró que de 10.834.000 millones de ocupados con remuneraciones en el cuarto trimestre de 2013, el 10 por ciento con menores recursos trabajó 24 horas semanales, para alcanzar un ingreso promedio de 747 pesos mensual, al tiempo que el 10 por ciento de mayores recursos trabajó 44 horas, con una entrada de 13.020 pesos. De este modo, los más ricos ganaron 17,42 veces más que los más pobres, cuando en el último trimestre de 2012 la diferencia había sido de 16,22 veces. Por su parte, la mediana de ingresos de los ocupados (el valor que separa en dos partes los datos de la muestra) ascendió a 7500 pesos para los profesionales, al tiempo que había sido 5800 pesos el año anterior; a 5000 pesos para los técnicos contra 4000 pesos, a 4300 pesos para operarios contra 3500 y a 2500 pesos para ocupados no calificados contra 1800. En cuanto a la división por géneros, el documento precisó que la mediana de ingresos de los varones ascendió a 5000 pesos, mientras que el de las mujeres fue de 3600 pesos. A su vez, los hombres trabajaron en promedio 44 horas a la semana, en tanto que las mujeres lo hicieron 33 horas.
Además de este desempeño para los individuos ocupados, el Indec informó el ingreso total familiar de los hogares. En esta encuesta, el índice de Gini también empeoró, al pasar de 0,371 a 0,376, lo cual implica una distribución menos equitativa de los recursos de las familias. En el 40 por ciento de los hogares, sobre una población de 25 millones de personas, se registraron ingresos inferiores a 6000 pesos, cuando para el promedio de los hogares la cifra asciende a 8830 pesos. Por su parte, los ingresos familiares medios del 10 por ciento de los hogares más postergados fueron de 1746 pesos, entre tanto que el de los más adinerados ascendió a 23.366, anotando una brecha entre ingresos de ricos y pobres de 13,38 veces. La diferencia era de 12,63 veces en 2012, al tiempo que ascendía a 16,77 veces a finales de 2009, tras el estallido de la crisis internacional.
En cuanto a los ingresos familiares per cápita, ascendieron en promedio a 3422 pesos. En este caso, el índice de Gini anotó un aumento de 0,411 a 0,413 entre el último trimestre de 2012 y el mismo período del año pasado. La mediana de ingresos en esta categoría ascendió a 2083 pesos, cuando era de 1625 pesos a fines del 2012. El 10 por ciento de los hogares más pobres computó entradas por persona de 500 pesos, mientras que en el otro extremo de los hogares los ingresos ascendieron a 7000 pesos. El resultado fue una brecha de 14 veces entre los que más y menos ganaron. A su vez, en el 90 por ciento de las familias el ingreso per cápita no superó 5400 pesos, cuando en el segmento del 10 por ciento de las familias más acaudaladas se registraron entradas de hasta 54 mil pesos.
En 2013, la economía creció al 4,9 por ciento, al tiempo que el desempleo se ubicó en 6,4 por ciento, lo que anotó el nivel más bajo de las últimas décadas. A pesar de este desempeño, la distribución de la riqueza empeoró levemente en relación con 2012. El mayor ritmo de devaluación del tipo de cambio oficial fue el principal mecanismo de transmisión de ingresos desde sectores de menores recursos hacia el capital financiero y el complejo exportador. Esta situación pudo haber aumentado en enero de este año, con la corrección brusca del dólar y el incremento de las tasas de interés de los préstamos al consumo. Las iniciativas del Gobierno, con el anuncio del plan Progresar, los aumentos de jubilaciones, el impulso de programa de Precios Cuidados y el estímulo de crédito barato del Procrear apuntaron a no alterar la distribución de los ingresos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...