expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> La otra cara del milagro brasileño ~ Rafita presente!

pino

pino

sábado, 29 de junio de 2013

La otra cara del milagro brasileño

Por Por Alfredo Grieco y Bavio, desde Porto Alegre
Cientos de miles en las calles provocaron una crisis política con pocos precedentes en Brasil. Los cambios que propone Dilma Rousseff y un futuro incierto.

Marchas y sorpresa. Los brasileños en las calles reclaman 
por educación, salud y contra la corrupción. Dilma Roussef busca una salida a la crisis. 
Las protestas que se iniciaron pacíficamente tres semanas atrás en la ciudad de San Pablo por un aumento en las ya altas tarifas de los transportes públicos, pronto se encendieron en todo Brasil y cobraron una violencia que ya se cobró más de una decena de muertos en la represión de las fuerzas policiales que ya entraron a patrullar las favelas. El gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) y la presidenta Dilma Rousseff confiaron en un comienzo en que la bonanza económica general y la proximidad del Mundial de Fútbol disuadirían a los manifestantes de salir a las calles. Ocurrió todo lo contrario: la economía nacional, la corrupción del gobierno, sus aliados y la administración estadual y los gastos y aun la oportunidad de la Copa FIFA 2014 fueron puestos en cuestión por los manifestantes. A los sectores de clases medias se sumaron otros más marginales y más activos. Después de la sorpresa inicial y de la falta de respuestas, y tras varias marchas y contramarchas, la presidenta Rousseff alcanzó el miércoles un amplio acuerdo en torno a su iniciativa de someter a plebiscito una reforma política en el país, la más polémica de las propuestas que presentó en la búsqueda por atender las demandas de quienes siguen tomando las calles en protesta.

Terremotos políticos. Después de que la idea inicial de Rousseff de convocar un plebiscito para instalar una Asamblea Constituyente destinada a debatir la reforma política provocara un “terremoto” político, con críticas de actores clave como la Cámara de Diputados y varios ministros de la Suprema Corte, la presidenta dio marcha atrás y acabó anunciando que la reforma política será sometida directamente a una consulta popular.
Según informó el ministro de Educación, Aloizio Mercadante, el gobierno evaluó que no hay “tiempo hábil” para realizar una Constituyente. El ministro explicó que la propuesta es que la población responda en la consulta popular a cuestiones específicas sobre la reforma política que desea. Esas cuestiones serán definidas en forma conjunta por el gobierno y por líderes de los partidos aliados y opositores al gobierno, que se reunirán ya esta semana. La nueva propuesta alcanzó el acuerdo no sólo del presidente de la Cámara baja, sino también del presidente del Senado nacional, Renan Calheiros.

Cuestionario Brasil. Según informó el diario Folha de São Paulo, los congresistas acordaron en primera instancia con la presidencia que el cuestionario contendrá preguntas específicas sobre alteraciones en la legislación electoral y partidaria, y, eventualmente, en párrafos de la Constitución vinculada con la organización política del país. Tanto la presidencia como ahora su aliado Congreso corren contra el tiempo para definir los alcances del plebiscito, de manera de que la consulta popular sea realizada, como máximo, en octubre. El fin es que los cambios votados ya estén en vigor en las elecciones generales de julio del año que viene.

Voto express. Los manifestantes sumaron otro logro en sus protestas: lograron acelerar, el miércoles y el jueves, la tradicional lentitud del Congreso en tratar y votar leyes. Veloz, la Cámara de Diputados rechazó por arrolladora mayoría el proyecto de enmienda constitucional (PEC) 37, que limitaba los poderes de investigación criminal del Ministerio Público (fiscalía) para concedérselos a las policías Federal y Civil. Conocido popularmente como “PEC de la Impunidad”, el repudio a este proyecto estuvo entre las mayores reivindicaciones que los manifestantes llevaron a las calles en los últimos días. Después de haber sido aprobado en la Comisión de Constitución y Justicia y en una comisión especial instaurada para su análisis, la polémica medida fue rechazada por 430 votos contra nueve y dos abstenciones.

La voz de las calles. Las protestas de las últimas semanas llevaron así al Congreso brasileño a votar en carácter de emergencia una serie de proyectos que “dormían” desde hace meses en la sede del Poder Legislativo, en Brasilia, en una maratónica y trasnochada jornada en que los parlamentarios atendieron asuntos clave de la “agenda popular”. La “votación express” constituye la victoria más palpable alcanzada por “la voz de la calles”, como llamó la presidenta Dilma Rousseff a las demandas populares. Entre las medidas aprobadas entre la noche del martes y la mañana del miércoles, algunas de las cuales deben ser ratificadas en otras instancias de votación, están la asignación del 75% de las regalías del petróleo a la Educación y el 25 restante a la Salud y el fin al voto secreto cuando los legisladores estén decidiendo la destitución o no de senadores y diputados acusados de diversos delitos.

Fútbol y masas. En cuanto a una de las más sonadas críticas de las calles, vinculada a los millonarios y poco transparentes gastos del gobierno para la realización de la Copa Confederaciones y el Mundial de 2014, la Cámara baja rechazó una norma que permitía la transferencia de 43 millones de reales (unos 20 millones de dólares) para uso de la FIFA durante el Mundial en el área de telecomunicaciones. En general, todos los proyectos, enmiendas y normativas que fueron aprobados o rechazados por los diputados a lo largo de la madrugada de hoy atienden directamente a las demandas populares, que envuelven críticas a la corrupción y reclamos de más recursos para la salud, vivienda, seguridad, educación y transporte público. Más aún, el presidente del Senado, Renan Calheiros, anunció que está dispuesto a suspender el habitual receso parlamentario del mes de julio hasta que sean votadas una serie de propuestas que están relacionadas con el “gran pacto nacional” que propuso la presidenta Rousseff para salir de la peor crisis social que atraviesa su gobierno. Se trata de unos diez proyectos que deberán ser analizados por los senadores en los próximos 15 días, los cuales también contemplan los temas más reivindicados por la población.

Pasen y vean. En un espaldarazo al origen de las protestas, el aumento de las tarifas de transporte público, Calheiros presentó un proyecto de su autoría que crea un “pase libre” de autobús para estudiantes debidamente inscritos en instituciones de enseñanza que frecuenten regularmente.
Otros proyectos del decálogo que el Senado se apresta a votar al ritmo de las revueltas son destinar 10% del Producto Interno Bruto (PIB) a la Educación y el 5% a la Salud Pública, ampliar la exoneración de impuestos a los transportes públicos; castigar penalmente a jueces y fiscales condenados por delitos y crear un sistema nacional de seguridad que aumente las penas a narcotraficantes e incentive la socialización y tratamiento de los adictos.

Corrupción escrita con sangre. El Senado brasileño aprobó también un proyecto de ley que define a la corrupción como un delito grave, tal como demandaban los miles de manifestantes que protestan desde hace dos semanas en todo el país. El proyecto aprobado por los senadores coloca dentro de los crímenes más graves la corrupción activa y pasiva. Las penas previstas a partir de la nueva legislación van de un mínimo de cuatro años de prisión hasta doce años. La lucha contra la corrupción había sido una de las reivindicaciones más demandadas durante las protestas que hasta hoy se realizan en decenas de ciudades brasileñas.

Brasil a la baja. Entretanto, la contracara del milagro brasileño, y las causas del descontento, empiezan a salir a la luz. El Banco Central de Brasil revisó a la baja la previsión de crecimiento económico del país para 2013, que pasó de 3,1 a 2,7%, al tiempo que elevó tres décimas la inflación prevista (de 5,7 a 6%), según consta en el Informe Trimestral de Inflación (RTI) divulgado el jueves.
Por su parte, el mercado financiero es un poco más pesimista que el Banco Central en relación con el crecimiento económico, pero más optimista respecto del aumento de precios. Según analistas de las principales entidades bancarias consultados semanalmente por el banco, la expansión económica en 2013 será de 2,46%, y la inflación de 5,86 por ciento. La contención de la inflación y el impulso al crecimiento económico han sido en 2012 y lo que va de 2013 las principales batallas que ha dado el gobierno de la presidenta Rousseff. Los avatares últimos de esta guerra, que ha derivado en la crisis política mayor de la democracia brasileña en el siglo XXI, aún están por verse. 
_______________________________________________________________________________

Un maracanazo perfecto

Si los rusos siempre confiaron en los fríos de su país (el general “Invierno”) como mejor arma para derrotar a los ejércitos invasores, el gobierno brasileño tiene fe en que los ardores del triunfo deportivo apaciguarán a las masas. Los hinchas esperan coronar el domingo los éxitos de la selección nacional en la Copa Confederaciones con una fiesta en su templo del fútbol, el Maracaná. Tanto dentro como fuera del mítico estadio hay peligros agazapados que amenazan con arruinar el sueño de la verdeamarela. El riesgo mayor proviene de las protestas populares que aunque se les opusieran frenos o barreras efectivas recorren el país desde hace casi un mes. Con motivo del fútbol, y en su propio ámbito, una escalada de violencia arreció el miércoles en Belo Horizonte, con los violentos enfrentamientos entre manifestantes y policía durante el partido en que Brasil pasó a la final tras derrotar por 2-1 a Uruguay en el también mitológico estadio Mineirão.
En lo estrictamente futbolístico, varios analistas advierten que el masivo apoyo de la “torcida” brasileña a la selección nacional tras las cuatro victorias consecutivas en la Confederaciones podrá desaparecer el domingo si los dirigidos por Luiz Felipe Scolari sufren una derrota humillante en el partido decisivo. Los jugadores de la “seleção” no ignoran los riesgos, pero prefieren concentrarse en la final deportiva antes que en las alternativas de la protesta. “Todo empezó en forma pacífica, pero ahora hay violencia, incendios de vehículos, invasiones... Sabemos que Brasil enfrenta protestas, debatimos todo lo que pasa, pero tenemos que concentrarnos en nuestro trabajo. Esperamos que haya una solución”: así resumió a los medios la situación el arquero Julio César, quien inició su carrera brillando en el Maracaná por el club carioca Flamengo. (23)

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...