expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> ¿qué es ser machista hoy?. / Por Bruno Lazzaro ~ Rafita presente!

pino

pino

sábado, 22 de diciembre de 2012

¿qué es ser machista hoy?. / Por Bruno Lazzaro

Los machos en cuestión

Un comentario de Serrat y Sabina y el repudio de Alex Freyre actualizaron la polémica: de la caballerosidad a la discriminación. Opinan machistas asumidos y mujeres que los sufren.
En una cita, al acabar de comer, la chica nunca coge la cuenta y paga. Deja que pague él y después ella le da el dinero (…). Si no, herirías el orgullo masculino. A mí, por supuesto, me da igual. Yo no soy ningún machista. Pero a muchos hombres sí les importa”, afirma el protagonista de Baila, baila, baila –la última novela del japonés Haruki Murakami–. Y en esa simple tesis el personaje principal deja al descubierto un debate que, pese a los diferentes cambios socioculturales, todavía persiste. El machismo sucede en Oriente y en Occidente. En una hoja de ficción, en Cabildo y Juramento o en un estadio repleto de fans. ¿Pero cómo funciona el machismo hoy en día? Un grupo de artistas y comunicadores dan su punto de vista en relación a un tema que parece no agotarse.

El tango es el estilo musical que representa a todos los argentinos a nivel mundial. Y es, a la vez, uno de los géneros más notoriamente machistas. El músico Cacho Castaña fue el único de los consultados que se jactó de ser “algo” machista, aunque asegura que esa época ya pasó. “Ahora todo es muy distinto. Antes te comprabas un auto de mucha plata y con eso sólo te las ganabas. En la actualidad ellas te pasan a buscar, te llevan a su bulín y te rajan a las cuatro de la mañana. ¿Si eso está bueno? Por lo menos te alivianan el gasto”, asegura el creador de “Café La Humedad” y “Garganta con arena” –entre otros éxitos–. Y continúa: “Igual, me parece que hay que cortar con la paja. No se puede caminar por la calle diciendo cualquier cosa. Hay que ser caballero. Cuando salgo con alguien, garpo yo. Siempre fui un gato y eso no va a cambiar. Si una mujer quiere pagar, te baja de ese escalón en el que estamos”.

La humorista Dalia Gutmann asegura que “el hombre entiende el poder de manera distinta. Y las minas somos distintas. Por eso no hay que buscar la igualdad sino respetar los derechos de cada género entendiendo las diferencias –que son muchas–. Buscamos cosas diferentes. Es como que yo me caliente con un stripper: y no... El que se calienta con el stripper es el hombre”. Y marca distancia: “El problema es cuando los hombres, en lugar de tratarte como un ser humano, te tratan como un objeto sexual. Es cierto que hay minas a las que les gusta, pero no debe estar bueno sentir que, como mujer, sos sólo eso. Nadie quiere ser sólo algo para garchar”.

El pasado sábado 15 de marzo, Alex Freyre –integrante del primer matrimonio gay en América latina y militante por los derechos humanos– fue a ver el show de Joan Manuel Serrat y Joaquín Sabina en Boca Juniors. Pero el concierto con el que los españoles despidieron su tour “Dos pájaros contraatacan” no fue lo esperado. “Hablaron un rato largo como consumidores de prostitución y aclarando que no son gays. Horrible. Intolerable (…) Ambos se dedicaron a hablar de cómo Sabina canta para poder tocarles el culo a las mujeres (…) Sabina dice que Serrat, con su voz aterciopelada, hace que en su canción, ‘La Magdalena’ no parece ni puta; a lo que Serrat responde: ‘Lo que sucede es que con mi voz le cambié el precio, la he vuelto más jovencita’”, afirmó desde su cuenta de Twitter. El machismo les pega a todos. Incluso a aquellas figuras populares claramente queridas y veneradas.

Gastón Recondo dice no ser machista. Pero asevera: “A las mujeres me gusta abrirles la puerta, correrles la silla. Si se enojan por eso, está claro que son solteras”. Y es que el periodista tiene una teoría: “Creo que la mujer soltera tiende a ser más feminista que el hombre soltero, machista. El hombre casado es más machista que la mujer casada, feminista”. Y cierra el concepto: “El hombre no puede hacer nada que no complazca a la mujer. A la mujer no hay que faltarle el respeto. Hay que tratarla como lo que es”.

Por otro lado, Coco Sily y Valeria Schapira coinciden en que el machismo pasó de moda. “Ser machista es antiguo, viejo. Un tipo machista es una persona insegura. No necesito decir piropos, me gusta sentarme con una mina y decirle todo sin dejar de ser caballero porque eso es lo que me enseñaron en mi casa”, dice el creador de “La cátedra del macho”. La periodista –quien recientemente publicó el libro Tengo 40, ¿y qué?– sentencia: “El hombre se vuelve más machista cuando una mujer es feminista. Pero los dos son demodé. Hay que separar el caballerismo del machismo. Hoy los mocosos creen que es lo mismo y por eso dejan de ser caballeros. A mí me encanta salir con un señor y que me pague todo, que me agasaje. Me gusta el juego de la seducción. Es más, prefiero que por la calle me digan una guasada a que no me digan nada. Eso sí, a veces también me gusta decirles cosas a mí porque se ponen nerviosos”. Sily retoma la palabra con su crudeza característica: “Con las feministas me llevo mal porque son bobas. Minas literales. Entienden todo desde la literalidad y no me caen bien”.

Una encuesta realizada por Ibarómetro en marzo de este año arrojó datos duros. El 63 por ciento de los consultados/as percibe un entorno cultural impregnado por el machismo, pero a su vez un 70 por ciento desea que las diferencias entre hombres y mujeres se superen. El hecho de que el país tenga a una mujer como presidenta no parece un dato menor. “Es un catalizador para terminar de acelerar otros procesos que venían manifestándose, como por ejemplo la violencia de género. Hubo un corrimiento de roles en la mujer y ambos tenemos que reacomodarnos. Una mujer con independencia económica es una mujer que elige estar al lado del hombre que quiere todos los días. Quizás el día de mañana las Barbies vengan con el ataché de ministra o la banda presidencial, roles que la mujer puede desarrollar”, asegura la actriz Esther Goris.

Pachu Peña, quien se desempeña como humorista del programa Sin codificar, se diferencia de los demás consultados y afirma que si una mujer lo invita a comer, no tiene problemas en aceptar el convite. “Lo mejor es ir cambiando. Como si fuera mitad y mitad. Me parece muy positivo que la mujer siga ganando espacios mientras que el machista no hace otra cosa que perderlos. Creo en la figura de la mujer. Lo que no me gusta es que la mujer ya se haya acostumbrado a que el hombre tenga diversos gestos y que ya ni siquiera te agradezcan cuando les abrís una puerta, les cedés el asiento o las dejás estacionar”, asevera el ex Showmatch y deja la humorada para el final: “Hay que hacer una tapa para que las mujeres vuelvan a decir gracias”.

Diferentes visiones para un debate que, todavía, no tiene fecha de vencimiento. 

Informe: Leandro Filozof (XXIII)
_______________________________________________________________________________
Opinión
Machistas son ellas
Por Florencia Canale

En los últimos días hubo un rebrote dialéctico a partir de unos dichos que vertió la dupla antediluviana Serrat-Sabina en un concierto homenaje a Marita Verón. El militante gay Alex Freyre se retiró indignado del show y encendió la polémica –otra vez la discusión eterna– del machismo manifiesto de los cantores.
Catalogar a los españoles de protesta, de visos machistas, es por lo menos demodé. Yo diría que actitudes de esta naturaleza tiñen –si no los pelos encanecidos– a los varones que las ejercen, de viejos verdes. Hablar con sorna de la paga a señoritas, de las beldades del falo, y la aclaración nerviosa de una heterosexualidad que no le interesa a nadie, es el síntoma perfecto de la ancianidad. Eso no es machismo, es vetustez. Y exponer hoy esa exasperación al macho huele a naftalina. Casi no quedan señores defensores de los derechos del hombre en desmedro de los de las mujeres. Salvo algún que otro carcamán absurdo.

Sin embargo, el asombro ocupa un lugar importante cuando se descubre alguna que otra ansia desmedida por parte del género femenino en esas lides. Cuando el feminismo ha dejado ya de blandir banderas a favor de la causa iniciada a principios del siglo XX ya que ha devenido en movimiento naturalizado, es notable descubrir que el machismo es defendido a ultranza por mujeres. Con el reclamo de la manutención perpetua, la dependencia ad infinitum y la aprobación y demanda de la mirada paternal de los hombres para con ellas, sólo reafirman la comodidad del lugar de hija, o de “idiota”, como se las llamaba en la antigüedad.

Los varones se cansaron de tener parejas-hijas. Algunas señoras deberían ponerse a tiro y transformarse en adultas de una buena vez.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...