expr:dir='data:blog.languageDirection' xmlns='http://www.w3.org/1999/xhtml' xmlns:b='http://www.google.com/2005/gml/b' xmlns:data='http://www.google.com/2005/gml/data' xmlns:expr='http://www.google.com/2005/gml/expr'> La dignidad y las diferencias. / Por Ximena Linares Calvo ~ Rafita presente!

pino

pino

viernes, 21 de diciembre de 2012

La dignidad y las diferencias. / Por Ximena Linares Calvo

¿Cuál es la diferencia entre una persona que ayer robó un LCD en un supermercado y un intendente que no paga sus cuentas?
¿Cuál es la diferencia entre un joven exaltado que destroza un negocio y un intendente que se exalta cuando se informa sobre él algo que no le gusta y arremete judicialmente?
¿Cuál es la diferencia entre los vivos de ayer que cargaban vehículos enteros de mercadería para hacer algún negocio y un intendente que aparenta cargar con varios negocios poco claros?
Estas preguntas las mantuve en suspenso, a la espera de las palabras del intendente Omar Goye en referencia a la dolorosa, angustiante y lamentable jornada de ayer. Por fin, hoy habló Goye en conferencia de prensa. Y realmente no tuvo goyete. Emitió una sucesión de frases que nada tenían que ver con lo que, supongo, esperaba la ciudadanía de Bariloche.
No hubo información concreta. No hubo responsables. No hubo una verdadera autocrítica. No hubo un intendente con pelotas al frente de su pueblo largamente postergado, por gobernantes y no gobernantes; castigado, por malas decisiones políticas y factores de la naturaleza, y saqueado, menos por la naturaleza por todo lo demás.
Un intendente que tiene pelotas –y no las que los chicos ayer se llevaban del supermercado- conoce la realidad de los barrios como la palma de su mano y atiende sus necesidades; no convoca a la medianoche a una reunión urgente para la mañana siguiente a los representantes de las juntas vecinales.
Un intendente cojonudo no dice que hay rumores de saqueos y se va a Buenos Aires a firmar convenios (entre paréntesis: ¿Goye cuántos convenios firmaste en la Capital Federal en un año de gestión?). Si tiene pelotas, dice que hay rumores, ordena que se investigue de donde vienen y qué sustento tienen, pide a los representantes de las fuerzas de seguridad (con papelito, firma y sello) un refuerzo y se queda en la ciudad para comprobar que las medidas ordenadas y solicitadas sean cumplidas. Y para, en el peor de los escenarios, estar en la calle, cuerpo a cuerpo, pidiendo calma en vez de estar lustrando con la lengua los zapatos de funcionarios y legisladores nacionales.
A esta altura del texto, y de las circunstancias, creo que es mejor cambiar la palabra pelotas por dignidad. Y así, llegan algunas de las respuestas a las preguntas iniciales.
Ni el pibe que se llevó el LCD ni el intendente tienen dignidad. La diferencia es que al primero se la robaron –con años de mala política y corrupción- y a Goye parece que no le importara perderla.
¿Quién es más indigno, el que destrozó negocios o el que pretende silenciar para que parezca que las cosas funcionan bien en Bariloche?
¿Y entre los vivos que ayer pretendían hacer negocios y los negocios que salpican a Goye? Creo que no hay diferencias.
El diccionario define como digno a algo o alguien que es decoroso, decente e íntegro. Quizás mi vista sea acotada, pero desde hace rato no veo ninguna de las tres cualidades en la dirigencia política.
Estaría bueno que como ciudadanos sacáramos a relucir un poco de decencia e integridad y que dejáramos de ser indiferentes a la deshonestidad o incapacidad de los gobernantes y al malestar y las necesidades de nuestros vecinos.

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...